Alejandro Druetta, recientemente desplazado del área de Contrainteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) tras una serie de allanamientos por una causa federal que lo investiga por el vínculo con un narco detenido, fue un nombre muy mencionado en el ambiente del narcotráfico. En el juicio a Los Monos fue recordado por el comisario Gustavo “Gula” Pereyra, que lo relacionó a una banda del sur provincial. En el debate oral y público contra el ex jefe de la Policía Hugo Tognoli también, ya que detuvo a varios delincuentes que son juzgados desde mediados del año pasado. Sin embargo, se presume que tuvo algún tipo de relación con Ignacio “Ojito” Actis Caporale, quien fue capturado en el autódromo de Buenos Aires, donde participaba en carreras de autos.

El mismo Druetta fue la persona que salió a hablar en los medios de comunicación una vez detenido “Ojito”, un joven muy buscado por lazos internacionales con bandas dedicadas a la comercialización de estupefacientes. El dato: quien arrestó al presunto narco fue la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), la misma que hizo cinco allanamientos el viernes al ex jefe de un área de la PDI.

“Nacho tenía la particularidad de ser simpático, entrador. Es inteligente para hablar. Lo detuve hace diez años en la Plaza Pringles. Era un chico de bien, de ambiente de clase media alta que vendía éxtasis y LCD para fiestas electrónicas. Le encantaba la exposición, que lo sigan. Es un tipo atrevido”, señaló Druetta el 19 de diciembre de 2016 al programa Radiópolis (Radio 2), cuando aún era titular de Inteligencia de Drogas.

“Cuando lo detuve (en inmediaciones a la Plaza Pringles), estaba en un 147 con chicos y chicas. Tenían éxtasis y LSD. Esa fue su primera detención. En aquel momento no trabajaba para nadie, no lo hacía por plata. Lo hacía porque le gustaba figurar, sentirse importante. No puede con su genio, necesita tener exposición”, agregó.

Actis Caporale, según dichos del propio desplazado jefe de Contrainteligencia de la PDI, venía a Rosario aun cuando tenía pedido de captura para visitar a sus familiares. No obstante, no volvió a ser detenido por una fuerza de seguridad provincial, sino nacional en diciembre de 2016. Para Druetta, “Nachito” se había convertido en un sujeto “peligroso” y felicitó su arresto en aquel momento.

Mencionado en juicios históricos

El comisario Gustavo “Gula” Pereyra prendió el ventilador en medio del juicio a la banda Los Monos en el Centro de Justicia Penal. Fue el 28 de diciembre pasado. Advirtió que Andrés Ferrato, por entonces su superior en Delitos Complejos, le había hecho tomar nota sobre datos que debía investigar.

En uno de sus cuadernos anotó a Alejandro Druetta; una banda de “cordobeses” y una suma de 200 mil pesos.

“Tenía que averiguar si Druetta recaudaba 200 mil pesos de una banda de cordobeses para dejarlos operar en Venado Tuerto (Druetta en ese entonces trabajaba en Drogas en ese lugar)”, añadió.

Por otra parte, el desplazado jefe policial fue citado y mencionado en el debate oral y público que se inició el año pasado en los tribunales federales, porque detuvo a Carlos Ascaíni y Aldo “Totola” Orozco, quienes están en el juicio como presuntos narcos encubiertos por Hugo Tognoli, ex jefe de la Policía.

En el juicio a Tognoli fue muy cuestionado por los abogados por haber hecho operativos irregulares, como uno contra Ascaíni donde supuestamente lo habían “agarrado” con cocaína en su vehículo. Sin embargo, terminó siendo una sustancia que en su mayoría estaba compuesta por azúcar impalpable, analgésicos y sólo un 4 por ciento de cocaína.

Más información

Desplazaron de su cargo en la PDI a Druetta, el jefe investigado

Allanan a un alto jefe policial de Santa Fe y lo vinculan a un narco detenido