El físico inglés Stephen Hawking predijo que dentro de 20 años habrá vida en la Luna y dentro de 40 en Marte, pero ésta no será otra que los habitantes de la Tierra. Según el científico, la amenaza de la guerra nuclear y la inminente escasez de recursos de primera necesidad serán determinantes para que en las próximas décadas el hombre se asiente en el espacio.Por este motivo, Hawking, de 64 años, consideró en diálogo con la prensa que la exploración espacial será esencial para la supervivencia del hombre. "Para la especie humana es importante expandirse en el espacio para mantener su supervivencia. La vida en la Tierra vive un riesgo creciente de ser barrida como un desastre, como el calentamiento global, la guerra nuclear, un virus genéticamente modificado u otros peligros en los que aún no hemos pensado", explicó.Estas cuestiones llevaron al físico a asegurar que el desembarco humano en la Luna y en Marte es una fija en un futuro no muy lejano. De todas maneras, Hawking es conciente que la humanidad no encontrará "ningún lugar tan bueno como la Tierra, a menos que se marche a otro sistema solar", El científico, que se encuentra tetrapléjico, afirmó que la humanidad está siendo conducida a una autoeliminación. "Si somos capaces de no matarnos a nosotros mismos durante los próximos 100 años, podremos ser capaces de tener asentamientos (en el espacio) que podrían mantenerse sin el apoyo de la Tierra", enfatizó.