En un pueblo de Indonesia los vivos conviven con los muertos en sus hogares

Después de que un ser querido fallece puede permanecer meses e incluso años hasta que se realice el funeral. Al muerto se le cambia la ropa y se le ofrece comida y bebida
     Comentarios
     Comentarios

La comunidad Toraja de la isla de Célebes, Indonesia, los muertos forman parte de la vida cotidiana de la familia. Después de que un ser querido fallece pueden pasar meses o años en llevar a cabo el funeral.

En el ritual, al difunto lo bañan y le cambian la ropa de manera regular, le llevan comida, bebidas y hasta cigarrillos. Además nunca los dejan sólos y las luces siempre tienen que estar encendidas. Según las creencias, se teme que si no se cuida bien del muerto los espíritus puedan llegar a vengarse.

Para mantener el estado de conservación de los cuerpos, los torajas inyectan una solución química conservante que contiene formol. Aunque en la antigüedad ese tratamiento se realizaba con distintas hojas y hierbas.

El muerto permanecerá en la casa hasta que su familia esta lista para despedirlo, tanto por el lado emocional como financiero. Cuando llegue el momento el funeral será costoso e importante. Además se realiza una gran procesión por el pueblo.

 

Cuando el alma sea despedida y deje la Tierra comenzará un largo viaje hacia el Pooya, la etapa final de la vida después de la muerte, donde el alma se reencarnará.

Comentarios