Siniestro de Ovidio Lagos y Salta: habrá una pericia accidentológica

La ordenó un fiscal del MPA a pedido de la familia de Marcelo Seisas, la víctima. Se mantienen abiertas las investigaciones por homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público

     Comentarios
     Comentarios

El fiscal Aníbal Vescovo, de Investigación y Juicio del MPA, hizo lugar a un pedido de la familia de Marcelo Seisas y ordenó una nueva pericia para esclarecer el fatal siniestro de mediados de noviembre en la esquina de Ovidio Lagos y Salta.

Vescovo tomó la investigación tras las primeras actuaciones que hizo su par Valeria Piazza Iglesias, de otra unidad, quien cauteló la prueba más urgente y los primeros testimonios. Ahora centraliza todas las medidas el mismo fiscal, que trata de establecer si hay responsabilidad penal de la conductora de 24 años y el posible incumplimiento de los deberes de distintos funcionarios.

Según informó en Telenoche (El Tres) el periodista Hernán Funes, la nueva medida pedida es específicamente una pericia accidentológica, que será realizada por un oficial a designar y controlada por todas las partes. En ese sentido, la defensa de la joven de 24 años deberá también probar que no hay responsabilidad penal en ella, que circulaba por Ovidio Lagos.

Consiste, en términos generales, en que un especialista explique la mecánica del accidente, indique posiciones de vehículos y velocidades en el momento del impacto. Asimismo, que diga si el accidente pudo haber ocurrido como lo relatan protagonistas y testigos y determine si es verosímil que el siniestro originara los daños que se denuncian en los vehículos involucrados, entre otras cosas.

La fecha de la nueva pericia, al menos este jueves, no estaba definida.

Funcionarios bajo la lupa

La otra parte de la investigación está orientada a determinar si hubo falencias en el desempeño de funcionarios públicos o de la empresa privada que bajo órdenes de la Municipalidad de Rosario repara los semáforos.

Es que, en la prueba recabada por Piazza Iglesias, numerosos testimonios coincidían en que el semáforo funcionó mal desde la tarde de aquel lunes fatal. Y al momento de la colisión, a las 22, podrían haber originado que quienes venían tanto por Salta como por Ovidio Lagos interpretaran que tenían paso o era inminente.

La prueba más objetiva, el registro del domo municipal, no pudo ser incluido porque hubo "una fluctuación del suministro que alimenta el dispositivo, lo que aparentemente generó una inestabilidad en el software e interrumpió la filmación a las 14.53", de acuerdo al informe oficial. Lo mismo sucedió, según fuentes del municipio, en unas 30 cámaras aquel día.

Entre otros informes a pedido del MPA, remitieron los suyos el servicio 147 (reclamos) y la Empresa Provincial de la Energía.

Comentarios