Las víctimas de los casos de robo y abuso sexual ocurridos entre enero y julio de este año en Rosario dijeron que el hombre detenido este jueves "no es" el sospechoso que las atacó. El muchacho recuperará la libertad durante este viernes, cuando finalicen los trámites de rigor.

El vocero de la Fiscalía Sebastián Carranza informó en De 12 a 14 (El Tres) que fueron "negativos" los reconocimientos de las víctimas con respecto al hombre de 33 años que fue apresado este jueves en pasaje Juana Manso al 2800. "Ahora se tramita una extracción de sangre para una medida comparativa, pero en las próximas horas recuperará la libertad. Sigue la investigación", agregó.

"No tiene la cicatriz que manifestaron las chicas en sus declaraciones. Hablaron con la fiscal (Alejandra Raigal)", amplió.

Minutos antes de la declaración del vocero de Fiscalía, Laura, una de las víctimas que asistió al Centro de Justicia Penal para participar en la rueda de reconocimiento dijo: "Obviamente el muchacho no es. No reconocí a ninguno de ellos".

"Tenía una leve expectativa de que fuera él, pero no. No puede ser que esté dando vueltas", señaló con respecto al sospechoso que continúa libre.

Laura fue víctima de un robo y abuso el pasado 29 de abril en un petshop situado en Riobamba al 300. "Fue un lunes a las 13 o 13.30. Estaba en mi local. A esa hora no había mucho movimiento. Bajó un hombre de una moto con una caja blanca, me ofreció cámaras, me dijo que había venido antes. Después me dijo: «Esto es un asalto»", indicó.

"Pasó detrás del mostrador, me llevó al baño, me ató con precintos en las manos, los pies y en el cuello. Me pedía plata. Enojado, me ajustaba el precinto en el cuello. Revolvió todo. Se llevó plata de mi billetera mi celular. Me dejó encerrada. Intentó violarme, pero no pudo. Me tiraba contra la pared para que no me tocara", relató.

Laura dijo que a sus 46 años jamás pensó que iba a ser víctima de un caso similar. "Pensé que nunca me iba a pasar por la edad que tengo. Ahora tengo que seguir como sea. Si no abro el local no como. Conmigo no pudo, pero con otras chicas sí. A esas chicas hay que preguntarles cómo se sigue", expresó.

"Los primeros días no vine a trabajar. Tengo miedo. No le abro a nadie (en el negocio), puse cámaras, rejas. Es una forma de estar protegida. Paran deliverys y no los atiendo. Camino por la calle y miro de reojo la cara de todo el mundo. Hasta ir al baño me da miedo. Lamentablemente no hay que confiar tanto en la gente", concluyó.

Rueda de reconocimiento

El vocero de la Fiscalía contó que las víctimas estuvieron asistidas por familiares, la fiscal y psicólogas del Ministerio Público de la Acusación (MPA). 

Explicó que "la víctima pasa, si quiere, con un familiar, y está con la fiscal y la psicóloga de la Fiscalía" al momento de participar en la rueda de reconocimiento que se hace con un vidrio que separa a los sospechosos de las víctimas.

La causa

Carranza precisó que por el momento no pudieron encontrar la moto que utiliza el agresor ni la caja blanca tipo delivery que lleva en la parte trasera. "Sí hay pericias sobre una imagen de una moto que coincide con las del relato de todas las víctimas. Fue tomada por un domo municipal. No se puede ver la patente porque hay un elemento que no permite ver los números", finalizó.

Por último, comentó que el hombre fue detenido este jueves en Juana Manso al 2800 por "similitudes en características físicas" y porque no hizo caso a la voz de alto que dieron los uniformados. 

Más información

Uno por uno, todos los hechos que le imputan al abusador serial

Detuvieron a un sospechoso e investigan si se trata del violador serial

Atribuyen ocho violaciones a un hombre: "Seis víctimas tienen entre 17 y 18 años"

Investigan a un hombre sospechado por varias violaciones en Rosario