Garbarino en la recta final para concretar su venta a un empresario de medios

En los próximos días, la empresa planea firmar el pre-acuerdo con un importante empresario de telecomunicaciones que pasará a hacerse cargo del negocio

     Comentarios
     Comentarios

Adquirida por el empresario Carlos Rosales en junio del año pasado, Garbarino entró en la recta final de su negociación para concretar un pase de manos a Facundo Prado, dueño de Supercanal Airlink, la operadora de televisión por cable e Internet con 750.000 abonados y presencia en 14 provincia.

Según pudo saber El Cronista, las negociaciones se encuentran avanzadas y en los próximos días habría novedades. Más precisamente, en el sector aseguran que, ya finalizado el período de evaluación de la viabilidad del negocio, se firmaría el pre-acuerdo en la primera semana de junio. 

Aún se discuten detalles, como la adquisición por parte de Prado del total del paquete accionario o solo una parte. También está sobre la mesa la venta de sólo unas unidades o todo el grupo, que incluye otras cinco firmas, además de Garbarino: su vertical de turismo (Garbarino Viajes), la cadena Compumundo, las fábricas Digital Fueguina y Tecnosur en Tierra del Fuego, y la financiera Fiden. Consultadas al respecto, las partes intervinientes prefirieron no hacer declaraciones.

En declive

Según la Central de Deudores del Banco Central (BCRA), a la fecha, Garbarino acumula 2705 cheques rechazados, por un total de $ 3737 millones. Si bien Rosales intentó recomponer la delicada situación de la compañía, la crisis económicas y las restricciones para frenar la pandemia impactaron con fuerza en el negocio que ya venía en picada.

Dos semanas atrás la cadena cerró los cuatro locales que tiene en Rosario ubicadas en los shoppings Alto Rosario, Portal, Paseo Libertad y el local de Córdoba 1235. Esto llevó a Empleados de Comercio a realizar una encendida manifestación en la puerta de su local de la peatonal Córdoba, denunciando que se trataría de una maniobra patronal.

“El problema no es en Rosario puntualmente sino en todo el país. La empresa presiona con cierres en distintas provincias para lograr alguna asistencia de Nación”, había señalado Juan Gómez, secretario general de la Asociación Empleados de Comercio de Rosario (AER). 

Sin embargo, días después Garbarino anunció que volvía a abrir los cuatro negocios, luego de una audiencia realizada en el Ministerio de Trabajo de la provincia, de la que tomaron parte, además, representantes del gremio mercantil y trabajadores.

La firma continúa manteniendo un conflicto con sus empleados a nivel nacional por cierre de sucursales, despidos, suspensiones, deudas salariales y aportes patronales. A ese panorama no escaparon los 56 trabajadores de las sucursales rosarinas.

Comentarios