Impuesto a la herencia: ¿cuáles son los problemas e interrogantes que se abren en Santa Fe?

Corredores inmobiliarios evalúan el tributo que figura en el nuevo Consenso Fiscal 2022 y las implicancias jurídicas que traería al quedar librado a decisión de cada provincia

     Comentarios
     Comentarios

Como ya se dio a conocer, en el nuevo Consenso Fiscal 2022 aparece el impuesto a la transmisión gratuita de bienes, también llamado impuesto a la herencia, que ya generó revuelo en distintos sectores. Se trata de un tributo que fue eliminado durante la última Dictadura Militar argentina y que hoy solo rige en la provincia de Buenos Aires, donde se aplica desde el 2011. La secretaria de Provincias, Silvina Batakis, adelantó que buscarán discutirlo durante el próximo año y que su implementación será potestad de cada provincia.

Por su parte, el Gobernador Omar Perotti destacó que la adhesión de Santa Fe al Consenso Fiscal, no implicará ni un aumento ni la creación de nuevos impuesto. A esta declaración se sumó su ministro de Economía, Walter Agosto, quien sostuvo que: “La provincia no creará ni el impuesto a la renta ni ningún otro y mantendrá la estructura impositiva vigente, sin aumentos, en el marco de la estabilidad tributaria que rige actualmente y se propone extender para el próximo año”.

Pese a los dichos del Gobierno, surgen interrogantes sobre los problemas de territorialidad que podría devenir de su aplicación en otras provincias y de cómo eso afectaría a Santa Fe. Para Andrés Gariboldi, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario (Cocir), resta definir qué sucederá con aquellos santafesinos que tengan propiedades registradas en otros territorios, en caso de que estos adhieran al tributo.

"La realidad indica que habrá que esperar para ver qué pasa en la legislatura porque incluso si quisiera, el gobernador no está facultado a crear impuestos por decreto. Pero igual se abre un problema porque no queda en claro cuál va a ser la jurisdicción de esta medida, si debe tributar la persona o el inmueble. Si yo vivo en Santa Fe pero tengo una propiedad registrada en la provincia de Córdoba y esta adhiere, voy a tener que pagar o no, eso no queda claro", expresó Gariboldi.

Justamente en Buenos Aires, el impuesto a la herencia comprendido en la Ley 25.587 alcanza tanto a personas físicas como jurídicas, que reciben un bien ubicado en el distrito o bien que tienen domicilio registrado en esa jurisdicción, independientemente que el inmueble este ubicado en otro lado.

Este punto genera conflicto para el planteo del Gobierno de una futura ley de cobro de impuesto a las herencias y donaciones libradas a decisión de cada provincia, puesto que el modelo bonaerense impone el gravamen independientemente de la ubicación física de los bienes, según señala Ámbito. De hecho, la Ley 25.587 solo exime del pago del impuesto a la herencia a aquellos bienes declarados como “bien de familia".

¿Golpe al mercado inmobiliario?

La posible activación de este tributo en otras provincias suscitó algunas advertencias sobre el impacto que podría generar en los valores de los inmuebles. En este sentido, José Ellena, integrante de la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario, sostuvo que, al menos en Santa Fe, el mercado no se vería afectado por ningún aumento de precios.

"En todo caso lo que haría esta medida sería traer dificultades para el propietario a la hora de querer realizar su traspaso. Igualmente no lo veo productivo, es un impuesto sobre un impuesto porque el que compró un bien pagó por mucho tiempo impuestos como Ganancias o Bienes personales entonces no veo el motivo por el cual al transferirlo tenga que volver a pagar", consideró.

A su vez Gariboldi señaló que su puesta en marcha no sería beneficioso para un mercado que ya afronta una gran presión tributaria. "Nosotros venimos planteando que para activar la construcción, para generar más fuentes de trabajo registrado y disminuir los déficit habitacionales necesitamos tener más incentivos para que la gente invierta en inmuebles y esto lo que hace es desalentar este impulso", indicó el titular de Cocir.

Por último, Gariboldi hizo hincapié en que una posible solución sería que el gobierno segmente este tributo para que alcance a las grandes corporaciones y queden por fuera "el pequeño ahorrista y el pequeño inversor". "Tengamos en cuenta que hay un porcentaje de gente que compró un inmueble y colaboró en disminuir los índices habitacionales, grabarlas con un nuevo impuesto cuando quieren donárselo a algún pariente no tiene que ser la salida", precisó.

Comentarios